Frases de la Madre Teresa de Calcuta

 

La fe puede cambiar al hombre por completo, y llevarlo a realizar acciones magníficas sobre la faz de la Tierra. Y, hablando de este tema, debemos mencionar las frases de la madre Teresa de Calcuta, una religiosa de admirar.

Además, las imágenes con las frases de la madre Teresa de Calcuta de seguro te funcionarán a la perfección para su uso en equipos tecnológicos.

¿Quién fue la madre Teresa de Calcuta?

La madre Teresa de Calcuta fue una monja de la religión católica, nacida en Albania y naturalizada en la India. Esta mujer lleva a cabo múltiples obras de caridad y gestos bondadosos que la llevaron a ser conocida a nivel internacional.

Y entre los tantos reconocimientos que llegó a recibir podemos mencionar: el premio Nobel de la Paz, el Golden Honour of the Nation y la medalla presidencial de la Libertad.

¿Por qué hacer uso de las frases de la madre Teresa de Calcuta?

  • Porque evocan la fe que llevamos dentro, y que quizá se encuentra algo
  • Pueden ser la ayuda perfecta para personas que estén pasando momentos difíciles.
  • Es una hermosa forma de rendir homenaje a esta valerosa mujer.
  • Se comparten rápidamente a través de plataformas digitales.

Frases de la madre Teresa de Calcuta sobre el amor al prójimo

Amar y ser amados quizás es una de las metas más perseguidas por las personas, pues el amor es un sentimiento que nos embarga de felicidad y nos ayuda a continuar adelante.

En pro de ello te dejaremos estas frases de la madre Teresa de Calcuta sobre el amor al prójimo, deseando que puedan servirte y servirle a otro:

  1. La falta de amor, es la mayor pobreza del ser humano.
  2. El amor al prójimo, es nuestra medida de nuestro amor a Dios.
  3. Lo que te convierte en una gran persona es honestidad, humildad, decencia, amabilidad y respeto por los sentimientos e intereses de los demás.
  4. El que no vive para servir, no sirve para vivir.
  5. Muchas veces basta una palabra, una mirada, un gesto, para llenar el corazón del que amamos.

Frases de la madre Teresa de Calcuta sobre la felicidad

Dicen que la felicidad es una emoción bastante cambiante. Y es que no tiene regla alguna, pues puede ser muy diferente entre un individuo y otro.

Y, hablando de ello, hemos recopilado estas frases de la madre Teresa de Calcuta sobre la felicidad, esperando que te sean de utilidad:

  1. Que nadie venga a ti, sin irse mejor y más
  2. Los niños son como las estrellas… nunca hay demasiados.
  3. Alegrías, una red de amor en la que se pueden coger almas.
  4. Las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo; solo sacan lo mejor de todo lo que encuentran en su camino.
  5. No dejes que nadie se aleje de ti, sin ser un poco más

Frases de la madre Teresa de Calcuta sobre la paz

«Hacer la paz y no la guerra», ese es el lema que se viene trayendo de generación en generación. Aunque la humanidad está consciente de que ha tenido altas y bajas, y en ocasiones se han producido muchos encuentros desafortunados.

Pero siempre hay una oportunidad para generar el cambio, y las frases de la madre Teresa de Calcuta sobre la paz podrían colaborar con ello. Por eso te dejaremos algunas cuantas justo ahora:

  1. No necesitamos armas y bombas para llevar la paz, necesitamos amor y compasión.
  2. Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos unos a otros en el seno de nuestras propias
  3. La paz comienza con una sonrisa.
  4. Insistamos cada vez más en recaudar fondos de amor, de bondad, de comprensión y de paz.
  5. Sí juzgas a la gente no tienes tiempo para

1. Yo puedo hacer cosas que tú no puedes, tú puedes hacer cosas que yo no puedo; juntos podemos hacer grandes cosas.

2. ¿El regalo más bello? El perdón.

3. Si no se vive para los demás, la vida carece de sentido.

4. Nunca entenderé todo el bien que una simple sonrisa puede lograr.

5. Sola no puedo cambiar el mundo, pero puedo lanzar una piedra al agua para crear muchas ondas.

6. Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años.

7. No soy más que un pequeño lápiz en la mano de la escritura de Dios.

8. La vida es preciosa, cuídala.

9. En el amor es donde la paz se encuentra.

10. El ayer se ha ido. El mañana aún no ha llegado. Sólo tenemos el presente. Empecemos.

11. Nunca estés tan ocupado como para no pensar en los demás.

12. Nunca viajes más rápido que lo que tu ángel guardián pueda volar.

13. La alegría es una red de amor en la que se pueden coger almas.

14. Vive sencillamente para que otros puedan simplemente vivir.

15. Encontrémonos siempre el uno al otro con una sonrisa, la sonrisa es el principio del amor.

16. Si juzgas a la gente, no tienes tiempo para amarla.

17. Si eres humilde nada te puede dañar, ni los elogios, la ni vergüenza, porque sabes lo que eres.

18. Muchas veces basta una palabra, una mirada, un gesto, para llenar el corazón del que amamos.

19. El amor comienza en casa, y no en lo mucho que hacemos… Es cuánto amor ponemos en cada acción.

20. La ciencia más grande en el mundo, en el cielo y en la tierra; es el amor.

21. Las palabras que no procuran la luz de Cristo no hacen más que aumentar en nosotros la confusión.

22. Si oramos, creemos. Si creemos, amaremos. Si amamos, serviremos.

23. El que no sirve para servir, no sirve para vivir.

24. La oración dilata el corazón hasta el punto de hacerlo capaz de contener el don que Dios nos hace de sí mismo.

25. El trabajo sin amor es esclavitud.

26. Mientras el trabajo sea más repugnante, mayor ha de ser nuestra fe y más alegre nuestra devoción.

27. ¿El día más bello? Hoy.

28. El hambre de amor es mucho más difícil de eliminar que el hambre de pan.

29. La alegría es fuerza.

30. No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar.

31. El problema con el mundo es que dibujamos el círculo de nuestra familia demasiado pequeño.

32. Hay muchas personas dispuestas a hacer grandes cosas, pero hay muy pocas personas dispuestas a hacer las cosas pequeñas.

33. La falta de amor es la mayor pobreza.

34. Lo que importa es cuanto amor ponemos en el trabajo que realizamos.

35. No necesitamos armas y bombas para llevar la paz, necesitamos amor y la compasión.

36. Los pobres son la esperanza del mundo porque nos proporcionan la ocasión de amar a Dios a través de ellos.

37. Seamos los servidores del pobre. Hemos de brindar al pobre un servicio generoso, sincero.

38. Los ojos son como dos ventanas a través de las cuales Cristo y el mundo penetran en nuestro corazón.

39. El silencio nos proporciona una visión nueva de todas las cosas.

40. No esperes que te amen, solo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona. Y si no crece, sé feliz porque creció en el tuyo.

41. Cuando la puerta de la felicidad se cierra otra se abre, pero algunas veces miramos tanto tiempo la puerta que se cerró, que no vemos la que se ha abierto frente a nosotros.

42. Si miro a las masas, nunca actuaré.

43. Al que es impecable no le importan las opiniones de los demás.

44. La vida es un desafío, hay que tomarlo.

45. A veces sentimos que lo que hacemos es solo una gota en un océano. Pero el océano sería menos sin esa gota que falta.

46. Es imposible caminar rápido y ser desdichado.

47. Veo a Dios en cada ser humano. Cuando lavo las heridas del infectado, siento que estoy alimentando al Señor mismo. ¿No puede convertirse entonces, en una experiencia preciosa?

48. Si el lujo se esparce, perdemos el espíritu de la orden de Dios.

49. Recuerda siempre; en el mundo existe de vez en cuando un Jesús disfrazado.

50. Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. ¡Pero nunca te detengas!